Entrenador Personal, Entrenamiento, Hidratación, Salud

LA IMPORTANCIA DE HIDRATARSE CORRECTAMENTE

Llevamos algunos días bastante calurosos y estamos en Canarias donde, exceptuando un par de meses al año, siempre hace calor. Esta situación puede suponer un problema en nuestros entrenos. Lo peor es que aún sigo viendo gente que sale a correr con sudadera.
En ocasiones no tenemos posibilidad de cambiar el horario de los entrenamientos y su intensidad, pudiendo esto, traer consecuencias por el exceso de calor. Las elevadas temperaturas fuerzan nuestro sistema de termorregulación corporal a desarrollar un trabajo extra, y consecuentemente se produce un mayor consumo energético.
Este plus de esfuerzo que supone regular nuestra temperatura corporal mientras estamos entrenando con calor, puede hacer que caigamos en una especie de sobreentrenamiento por falta de recuperación y sobreesfuerzo. Algunas de las consecuencias al entrenar con exceso de calor son la elevación de la frecuencia cardíaca, tanto en reposo como en esfuerzo, o la dificultad para conciliar el sueño.

• Si pierdes un 2% del agua corporal te sentirás fatigado y tu rendimiento comenzará a resentirse.

• Si no compensas la pérdida de líquidos y el porcentaje perdido asciende a un 3% la capacidad de contracción muscular se reduce en un 20-30% lo cual implica una caída brusca en tu rendimiento y puede afectar notablemente la efectividad del entrenamiento.

• Cuando el agua se reduce en el organismo, también se disminuye en el torrente sanguíneo lo cual reduce la presión arterial y exige más al corazón que intenta compensar los efectos de la deshidratación, por tanto reduce la capacidad de acción y afecta el rendimiento.

• A medida que avanza la pérdida de agua se afecta la función termorreguladora de la hidratación, el cuerpo pierde la capacidad de disipar el calor, se reduce la sudoración y por ende, se disminuye el rendimiento al producirse más fatiga.

• Con pérdidas del 6 u 8 % de agua en el cuerpo, se corre grave riesgo de sufrir un golpe de calor, calambres y síncope causado por la temperatura corporal elevada.

En definitiva, en estos días que ha habido un cambio tan brusco de las temperaturas debemos procurar evitar las horas de máximo calor y dedicarle especial atención a la hidratación y la completa recuperación después de los entrenamiento. El no escuchar los síntomas de nuestro cuerpo por exceso de calor conlleva no solo una pérdida de rendimiento, sino el poner en peligro el componente saludable de hacer deporte.

PREVENCIÓN

Siendo conscientes de los problemas que pueden surgir cuando nos exponemos a ambientes calurosos mientras realizamos ejercicio, vamos a exponer las siguientes recomendaciones facilitadas por el American College of Sports Medicine (ACSM) para corredores de fondo:

• La distancia de las carreras debe programarse con el fin de evitar los días con humedad y calor extremos.

• Las pruebas en verano deben programarse por la mañana temprano o por la tarde para evitar lo más posible la radiación solar y temperaturas del aire inusualmente altas.

• Los deportistas deben contar con un aporte adecuado de líquidos antes de la carrera, durante ésta y al final. Hay que animar a los corredores a remplazar las pérdidas de líquido por el sudor o consumir de 150 a 300 ml de agua cada 15 minutos durante la carrera.

A título personal, quiero añadir que la elección de la vestimenta para entrenar es de vital importancia, debemos elegir bien la ropa, es recomendable usar prendas ligeras, amplías, transpirables y de colores claros. Así como también puede ser una buena alternativa usar gafas de sol y gorra.

Es muy importante que los deportistas conozcan los primeros síntomas de hipertermia:

• MAREO
• ESCALOFRÍOS
• CEFALEA Ó PRESIÓN LATENTE EN LA REGIÓN TEMPORAL
• PÉRDIDA DE COORDINACIÓN


ARIDANE BENITEZ

Author


Avatar