Nutrición, Salud, Training

Carencia de vitamina D. Un aumento del 57 % en el riesgo de muerte prematura

La vitamina D3 es la forma más asimilable de la vitamina D.
Un amplio estudio publicado en junio de 2014 en el British Medical Journal indicaba que unas tasas bajas de vitamina D están ligadas a un aumento de la mortalidad del 57 % sumadas todas las causas. (1)
Según un estudio elaborado por tres especialistas en la vitamina D (WB Grant, CF Garland y MF Holick), tan sólo en Gran Bretaña habría 22.000 fallecimientos por cáncer menos todos los años si la población tuviera una mejor tasa de vitamina D.
Estamos hablando de que en el mundo entero podrían salvarse millones de vidas todos los años.
En efecto, un buen aporte de vitamina D reduce la mortalidad a todos los niveles (o casi).
Si pasa del estado de carencia (menos de 10 ng de vitamina D por ml de sangre) al estado óptimo (entre 50 y 75 ng/ml), obtendrá los efectos siguientes:
Un descenso del 50 % en el riesgo de padecer un infarto.
Un descenso del 80 % en el riesgo de tener esclerosis múltiple.
Un descenso del 83 % en el riesgo de contraer una gripe.
Un descenso del 50 % en el riesgo de padecer fracturas y osteoporosis.
Un descenso del 71 % en el riesgo de tener diabetes tipo 1.
Un descenso del 83 % en el riesgo de sufrir cáncer de mama.
Un descenso del 80 % en el riesgo de cáncer de colon.
Un descenso del 50 % en el riesgo de leucemia.
Un descenso de entre el 65 y el 75 % en el riesgo de cáncer de páncreas, de vejiga y de riñón.
Un descenso del 63 % en el riesgo de padecer asma. (2)

Todo esto con una simple vitamina, que no cuesta más que unos pocos céntimos al día.

La mayoría de la gente tiene insuficiencia de vitamina D

Author


Avatar