Your address will show here +12 34 56 78
Biomecánica, Coaching, Entrenador Personal, Entrenamiento, Fisioterapia, Lesiones, Nutrición, Ocio y Relax, Pilates, Salud, Yoga
Los próximos días 19 y 20 de Enero estaremos en EXPODEPORTE en la Terraza del C.C. LAS ARENAS. Si quieres comenzar tu entrenamiento, necesitas asesoramiento deportivo o nutricional o estás buscando un COACH para tu empresa, pásate a conocernos e infórmate de todos los servicios que podemos ofrecerte.

TE ESPERAMOS!!!
0

la foto 1 En español conocida como la pinza, paschimottanasana, es una postura sentada de flexión hacia delante. Se tiene que recalcar que la flexión es de la cadera, porque la columna  tiene que seguir estirada, por eso en el estilo de yoga Iyengar se dice que es una postura de extensión hacia delante, para evitar la flexión de la columna. Su significado es  “estiramiento posterior” o “estiramiento oeste”. El cuerpo también tiene sus cuatro puntos cardinales considerando la parte anterior como el este, el tope de la cabeza como el norte, las plantas de los pies como el sur y toda la parte posterior como el oeste. De ahí el nombre de esta postura, donde toda la cadena posterior del cuerpo se estira intensamente. Paschimottanasana es una de las posturas esenciales en la sesión de yoga para la mujer, según Patricia Walden, por sus múltiples beneficios para nosotras. Los textos clásicos también le otorgan grandes elogios, el “Hatha Yoga Pradipika” en su capítulo I, verso 29 dice: “Paschimottanasana es la mejor entre las asanas. Mediante esta asana las corrientes pránicas se elevan a través de sushumna, el fuego digestivo es incrementado, el abdomen se aplana y el practicante se libera de las enfermedades” Puede que para los que no están familiarizados en el lenguaje del yoga suene muy rimbombante pero lo que viene a decir el comentario del HYP sobre esta asana es que: – Toda la musculatura posterior de la espalda y las piernas se estira, por ende, los nervios también. Intensificándose la irrigación sanguínea en estas zonas. – Al estimular los órganos abdominales se mejora la digestión. – Se estimula la circulación linfática potenciando el sistema inmunológico, de ahí que se diga que el practicante se libera de enfermedades. Aunque los beneficios de esta asana son muchos más tanto a nivel físico como emocional, siendo una postura donde la mente se tranquiliza y el viaje hacia adentro es una gozada. Particularmente me encanta la explicación de B.K.S. Iyengar sobre esta postura donde habla de la posición que adquiere el corazón, éste se coloca bajo la columna, que se encuentra horizontal al suelo, como el resto de los animales. Y… ¿Cómo hacemos Paschimottanasana para obtener tantos beneficios?
  1. Nos sentaremos bien sobre los isquiones con las piernas estiradas hacia delante, juntas o separadas el ancho de las caderas, sobre la esterilla directamente o sobre dos o tres mantas si la flexibilidad es poca.
  2. Cogemos aire y subimos los brazos en línea con el tronco.
  3. Al exhalar llevamos el tronco y los brazos hacia las piernas, flexionando la cadera como una bisagra e intentando que no se redondee la zona dorsal y cervical. (figura 2)
  4. Cogemos los dedos gordos de los pies con los dedos pulgar, índice y corazón de la mano correspondiente.
  5. Ponemos cóncava la espalda, para tras unas respiraciones, doblar los codos y hacer tracción para avanzar más en la flexión, colocando el tronco sobre los muslos.
  6. Tras el paso 5 podemos entrelazar los dedos de las manos o agarrarnos una muñeca con la otra mano y avanzamos más, colocando la barbillas más allá de las rodillas.
 la foto 2
 la foto 4
  A tener en cuenta:
  1. Es una postura que a pesar de ser calmante es muy intensa, así que no nos olvidaremos de respirar para, a través de la respiración, soltar cualquier tensión que nos limite avanzar.
  2. El cuerpo va a intentar hacer muchas trampas para evitar el dolor, como:
  • Doblar rodilllas, hay que estirarlas ¡mucho!
  • Doblar desde la espalda y no desde la cadera.
  • Acortar la parte interna de muslos y piernas. Tendremos que recordar que la parte interna del pie, desde el talón al dedo gordo, ha de ir hacia delante.
  • Tal vez los pies se “duerman”, no hay que perder la conciencia en la periferia del cuerpo, los dedos han de estar separados unos de otros y los dedos gordos de ambos pies juntos, para esto los muslos han de rotar hacia adentro.
  • No hay que dejar que los hombros viajen hacia las orejas, hay que mantenerlos lejos y relajados.
  • La versión adaptada de esta postura es sobre mantas, banquito, incluso una silla y usar cinto. (Figura 3)
la foto 3
  Davinia González Santana Lic. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte Col. 55706 Profesora de yoga certificada por la Yoga Alliance
0